El precio, la única dimensión por la que compran tu producto o servicio.


¿Es el precio la única dimensión por la que compran tu producto o servicio? Si la respuesta a esta pregunta es que si, no te ofendas, pero por favor no sigas leyendo el artículo.

Si quieres a tu empresa, a tu proyecto, si deseas con todas tus fuerzas que guste lo que haces y perdure en el tiempo; deberías de tratar con más respeto a tus clientes y ofrecerle muchas más cosas que un buen precio, ¿no te parece?

Escuchar atentamente las necesidades del mercado, de tus clientes, a veces no es una tarea fácil; pero ¡te dará Superpoderes, créeme!.

Superpoderes
¿A qué Superpoderes me refiero? Iré al grano.

Superpoder #1: Conocerás en primer lugar si tienes la capacidad y experiencia de ayudarle a resolver sus problemas; porque ya sabes que un buen profesional, no coge así sin más la posibilidad de trabajar en un nuevo proyecto, tan solo por ganar dinero.

Superpoder #2: Entenderás a su vez, si existe algún tipo de vinculación emocional con tu marca, tus productos y servicios.

Superpoder #3: De existir, esa vinculación emocional, realizarás acciones que  contribuyan a mejorar la calidad de vida de tu cliente, para que el precio no sea la única dimensión por la cual se decida a comprarte.

Te comento un secreto, si dispones de una alta capacidad de empatía e inteligencia emocional, la salud de tu negocio está garantizada, además pasarás a formar parte de los buenos profesionales del futuro.

Tu eliges ;-), un fuerte abrazo, Sandra..


¿Quieres estar al día de nuestras formaciones? ¡Apúntate aquí!


Acerca de Sandra Cordone

Trabajo con autónomos y pymes que deseen generar más ventas, conseguir mejores clientes y aumentar sus beneficios.

Con mis servicios y formaciones te ayudaré a crear tu plan estratégico que te permitirá ganar efectividad en tu negocio, sintiéndote feliz con tu trabajo.

¿Te gustaría trabajemos juntos? Mira aquí los servicios que he preparado para ti.


Deja un comentario

8 ideas sobre “El precio, la única dimensión por la que compran tu producto o servicio.

  • Sandra Cordone Autor

    Hola Josep, no podría estar más de acuerdo. Soy una gran defensora de valorar el proyecto, por eso ayudo mucho a realizar Planes de Empresa, o bien aconsejo el hacerlo con técnicos bien preparados; además de valorarse a sí mismos, tomarán una dimensión de la empresa muy complementarias a sus ideas de negocio iniciales.

    Muchísimas gracias por tus aportaciones, eres genial! Un abrazo.

  • Josep

    Hola Sandra, sí, y sospecho algo más; como seguro ya sabes, cualquier emprendeduría es la parte visible de una vocación, y esta última bebe de nuestras capacidades y valores (visión, misión y esas cosas…), así como de nuestra identidad. Valorar o no nuestro proyecto es valorarnos o no a nosotros mismos, y en eso el “precio” es un reflejo.

  • Sandra Cordone Autor

    Hola Inma, muchas gracias por tus aportaciones. Aprovecho para darte mi enhorabuena por vuestro proyecto.

    Cuando uno entra a http://www.gastroidea.com, se percibe que además de poder adquirir productos de primera calidad; compramos el vivir una experiencia (ya sea para nosotros o para regalar), tratada con mimo, honestidad, ilusión, profesionalidad, equidad, inteligencia, valores de comercio justo, excelencia en servicio al cliente. En vuestra oferta, hay mucho más que un packaging bonito y bien pensado.

    Ptsss, a mis lectores ¿Qué esperan para entrar en http://www.gastroidea.com?.

  • Inma

    Así es Sandra, está muy bien hacernos ver a los emprendedores novatos que el precio no debería eclipsar el producto que vendemos. Una frase muy buena de ‘Ciudadano Kane’ es que es muy fácil hacer dinero si lo único que se pretende es hacer dinero. Pero se entiende que no y, de hecho, como consumidora odio que un negocio lo único que le preocupe de mí se la pasta que me voy a gastar. Es por eso que en nuestro proyecto de la Gastroidea intentamos enfocarnos mucho en añadir valor a lo que ofrecemos. ¿Qué valor? Pues el que más acorde va con nosotros y el que llama a un perfil de clientes que a nosotros nos encanta tener. Ni más, ni menos. Naturalmente estos valores pueden llegar a aumentar el precio del producto en la medida que a nosotros ya nos supone más coste. Además, también es cierto que cuando empiezas a enfocarte en ese valor añadido hay potenciales incrementso del precio que pasas por alto: horas de trabajo, días de forzar la inspiración, anotaciones de madrugada….Nosotros al final nos dimos cuenta que lo que motiva nuestra emprendeduría es más que un negocio, es un proyecto que implica muchas otras cosas.

  • Sandra Cordone Autor

    Hola Inma, el trato es fundamental, y en cuanto a lo económico, si sabemos fundamentar porque cuesta lo que cuesta, habrá clientes que lo acepten y otros que no. Como suelo decir en mis clases, huyan de aquellos clientes que solo te eligen por el precio, porque son inconstantes y hoy contigo y mañana sin ti…, jajaja. Un saludo, Sandra.

  • Imma

    Estoy totalmente de acuerdo.Creo que hoy la gente valora mucho más el trato recibido y dejan a un lado el tema económico.