Técnicas para crear y transformar tus hábitos en algo positivo


Tu puedes y además te sentirás más feliz.

Se ha ido el mes de Agosto y con él, un tiempo donde muchas personas decidimos tomar nuestro período de vacaciones más largo. ¿Y qué pasa antes de comenzar la vacaciones?, que nos llenamos de tareas y propósitos; imaginamos que haremos muchas cosas, como: leer un libro, nadar o correr todas las mañanas, hacer mediación en la playa, el bosque, parque o montaña, ver alguna temporada de esa serie que has grabado y tanto te gusta, dar paseos más largos con los niños, sobrinos, tu mascota, hacer un viaje, crear una recopilación de música, pintar tu casa, cuidar de tu huerto, hacer alguna receta de cocina, etc…

Estás llena de buenos propósitos, como el intentar no discutir con ese familiar, vecino o conocido que sabes te busca siempre las cosquillas; sí, ese que suele querer guerra en Verano o Navidades; justo en fechas donde tu quieres paz, amor y rock and roll, jajaja.

Algunas de estas actividades, suelen convertirse en una lista de deseos; dado que terminas el verano sin haberlas llevado a cabo; y ello puede que se deba al simple hecho de no haberlas convertido en un hábito… Sé que dispones ya de algunos, pero ¿se trata realmente de hábitos que disfrutas y te ayudan a aumentar tu potencial…? Piénsalo bien, seguro que habrá muchos que deseas cambiar o adquirir.

Y ¿Cómo se forman los hábitos? No se trata de magia, nadie nace con ellos, se van adquiriendo; digamos que no suceden sin ser ocasionados.

Desde que nacemos, cada persona solemos moldear continuamente nuestra forma de ser y de actuar; de acuerdo a las influencias que recibimos y del medio que nos rodea. En casa, la escuela, en el trabajo, con los amigos; y con todo ello a su vez, vamos construyendo nuestra identidad, estilo de vida, y nuestro sistema de creencias y valores; el cual define la actitud que tendremos ante la vida y el rol que ocuparemos en la sociedad.

Este rol, estará presente en toda situación o actividad, y puede ser modificado por las exigencias del medio, o por voluntad propia.

Existen diferentes tipos de hábitos: físicos, afectivos, morales, intelectuales, sociales, mentales, de higiene, y de costumbres. Todos ellos con una vertiente tóxica o positiva, está en ti escoger cual deseas desempeñar para sentirte más a gusto y ser más feliz.

¿Sabes qué?, si deseas cambiar o adquirir un hábito y no lo haces, quien verdaderamente pierde eres tu…

Las personas evolucionamos, deseamos cambiar, crecer interiormente, y estamos capacitadas para ello. Contamos con la mejor herramienta que nos ha podido dotar la naturaleza, se trata  del cerebro, y por suerte está más que comprobado que es plástico. Ptsss, ya estás con la bromita de decirme que algunos tienen cerebro de plástico ¿verdad?, pues puede ser… Ooops, este fue mi subconsciente, jajaja.

Creando habitos¡Digamos que en este mismo momento, estás a punto caramelo!, a continuación te explico el porque…

Las fechas clave, donde la mayoría de las personas se cuestionan sobre, seguir, incorporar o transformar sus hábitos; son justamente las vacaciones, inicios del mes de Septiembre y las Navidades con la llegada de un nuevo año. Pero no todo es idílico, en estos períodos (principalmente el verano y las navidades); suelen surgir y acumularse “Los Browns” (Término que adopté de un ex compañero de trabajo y amigo Inglés, que denominaba “Browns” a las tensiones, broncas, malos rollos o peleas).

Hábitos y Browns, para mi van ligados. Habrás escuchado decir a alguien, o tal vez lo dices tu (al querer justificar ciertas actitudes o modales); “yo soy así, y ya no puedo cambiar”. Error, el cerebro tiene plasticidad, se reorganiza constantemente si es que tenemos interés en hacerlo.

Pues ya sabes, que no te inquiete el querer cambiar y creer que no podrás, porque ello está a tu alcance. Todo aquel que tenga interés y actitud en algo, está de enhorabuena; y no es una cuestión de edad, dado que podrás moldear tu cerebro independientemente de la edad que tengas. Ahhh, un consejo, no esperes al lunes, a Septiembre, Navidades o Año nuevo para incorporar estos nuevos y deseados hábitos a tu vida; mereces comenzar hoy mismo.

¿Y cómo hago para cambiar de hábitos? Ptsss, que no hay excusas que valgan…, que está al alcance de todos. Solo necesitas elegir un cambio que sea coherente con tu escala de valores y entrenarlo hasta que se convierta en un hábito. Algunos dicen que se tardan solo 21 días, pero 66 días serían los correctos para gritar un ¡HURRA lo he conseguido! Lo siento mucho por tu publicidad “Actimel”, pero estás en un error…

Un estudio reciente de Jane Wardle, del University College de Londres, publicado en European Journal of Social Psychology, afirma que para convertir un nuevo objetivo o actividad en algo automático, (de forma tal que no tengamos que tirar de nuestra fuerza de voluntad), necesitaremos de 66 días.

Sinceramente, ¿qué más da si son 21 o 66 días?; lo interesante es que somos capaces de aprender, entrenar y modificar lo que elijamos y deseemos. El número de días es relativo ¿no te parece?

Cambiando-habitos
En vacaciones estuve reflexionando mucho sobre este tema, y hoy la lluvia me permite relajar mi mente un poco más y revisar lo que expresaré a continuación con absoluta convicción…

Creo que el ser humano es más libre que nunca, en cuanto a poder gestionar sus emociones, y parte de ello se lo debemos al conocimiento que adquirimos y su difusión.

Reflexionemos juntos… Ya nada es “obligatoriamente” para siempre, ni la profesión que estudiaste, la ciudad donde has escogido vivir, la afición que practicas hace muchos años, etc.

La idea de que podemos ser quien deseemos, practicar nuevos deportes, aprender otras culturas, cambiar tu actividad profesional, tu religión, idea política, probar todas las gastronomías, tener otros círculos de amigos, escoger si realmente deseas o no tener hijos, hacer un cambio de look, etc…, convierte una vida estanca en otra rica en oportunidades y variedad.

¡Esto para mí es la libertad!

Y deseo que seas completamente libre, no te excuses más; puedes transformar tus hábitos gracias a nuestro cerebro que es una esponja moldeable. El propio interés por querer el cambio, la actitud y motivación, así como salir de nuestra zona de confort; invitarán al cerebro a una reorganización constante.

Hoy sabemos que las neuronas generan nuevas conexiones que permiten estar aprendiendo hasta el día que morimos. Esto ya lo ha dicho en 1890, William James, uno de los padres de la psicología, y que en la actualidad los neuropsicólogos confirman esta teoría.

A qué esperas, comienza hoy mismo a trabajar con aquel hábito que deseas conseguir o transformar; te sentirás más a gusto contigo, más feliz.

¿Quieres más?, descarga mi guía Técnicas para crear y afianzar hábitos + Chuleta de bolsillo, para que puedas imprimirla y llevarla contigo a donde quieras.

Un abrazo, Sandra.

Fuentes: William James, Jane Wardle, del University College de Londres, European Journal of Social Psychology, Mario Alonso Puig, Richard Wiseman.
Técnicas para crear y transformar tus hábitos en algo positivo
Evalúa este post

Acerca de Sandra Cordone

Trabajo con autónomos y pymes que deseen generar más ventas, conseguir mejores clientes y aumentar sus beneficios.

Con mis servicios y formaciones te ayudaré a crear tu plan estratégico que te permitirá ganar efectividad en tu negocio, sintiéndote feliz con tu trabajo.

¿Te gustaría trabajemos juntos? Mira aquí los servicios que he preparado para ti.


Deja un comentario

4 ideas sobre “Técnicas para crear y transformar tus hábitos en algo positivo

  • Rosa López

    Menuda reflexión Sandra. Dices verdades como templos y lo que me ha impactado más ha sido la frase: “Ya nada es “obligatoriamente” para siempre”.
    Un abrazo.

  • Margarida

    Me ha encantado este artículo, Sandra! Y, muy especialmente, el momento en el que hablas de que “nada es obligatoriamente para siempre”, incluyendo la profesión que estudiaste. En mi caso concreto -que abandoné la investigación histórico-artística para dedicarme al interiorismo- eso es una “lección de vida”. Es difícil aceptar que necesitas un cambio profesional pero, como dices, lo más importante es darse cuenta de quien eres, cuáles son tus objetivos vitales y entender que salir de esa zona de confort de la que hablas es, en la mayoría de las ocasiones, el punto en el que inicias el camino hacia tus metas. Como alguien dijo, “incluso el camino más largo se inicia con un primer paso”.

    Gracias por tus reflexiones!